(Por Mireia Esteva)

Esperemos que poco a poco, Catalunya recupere la expresión de su propia pluralidad y que la presión que hemos vivido durante este tiempo para poder expresar nuestras ideas con libertad, sin temor a ser insultados, agredidos o ninguneados, se vaya diluyendo. En este sentido, yo digo que sean bienvenidos los rectores que representen la pluralidad de nuestra sociedad

Entre el acoso y la incomparecencia. El Triangle (06/10/2020)