Mantener el statu quo no tiene sentido porque en el año 1978 se aprobó una constitución que se dejó muy abierta. Soler Tura y Roca, los dos constitucionalistas catalanes, venían de Madrid y decían que preparaban una constitución de tipo federal que se quedaría abierta porque había cosas en que costaba llegar a acuerdos. Desde entonces, ha habido muchas negociaciones bilaterales que han permitido que Cataluña cada vez tenga más competencias hasta llegar a la situación de ser la región de Europa con más capacidad de autonomía. El resto de autonomías también han negociado durante estos años.

Ahora hemos llegado a un punto en el que el modelo ha llegado a su final. Podemos analizar qué ha funcionado y qué no, qué problemas hemos tenido y plantear soluciones. Además, todo lo que ha fallado se ve claramente que es porque no terminamos de definir un modelo federal

Entrevista a Mireia Esteva, por Jordi Pascual (El Cugatenc 28-09-2017)