(Por Mireia Esteva) 

Todos sabemos que tenemos un grave problema al que los ciudadanos esperan que sus políticos den solución, pero que por desgracia esta no se vislumbra. Por supuesto, no es una solución el Brexit a la catalana, como tampoco lo ha sido en Gran Bretaña, ni tampoco un nuevo proceso constitucional, ni más ni menos centralización, ni tampoco de tener aplicado el 155 de forma permanente, porque la cosa no va de darle gusto al cuerpo, a las frases hechas, a los prejuicios, a las emociones o a los mitos. Quizás no necesitamos grandes soluciones, pero si un imparable proceso de pequeños cambios que vayan resolviendo sucesivamente los problemas que tenemos detectados.

Lo que preocupa, Crónica Global (22/07/2019)