(Por Mireia Esteva)

La polarización generada por el independentismo, trasladada al Parlamento catalán, no ha traído nada que valga la pena en muchos años. Asistimos a una confrontación permanente, poco constructiva, más anclada en la teatralización que en la política, que ha dado gobiernos poco proclives a gobernar para la mayoría de ciudadanos.

Triste y sola, Catalunya: ¿a dónde vas?, El Triangle (01/01/2021)